"Una palabra tuya" by Elvira Lindo

unapalabra.jpg

 

 

Review by Victoria Fernandez Cuesta

 

Más de una vez hemos escuchado declaraciones de algunos novelistas en las que aseguran que ellos no han escrito sus obras, una fuerza misteriosa se las ha susurrado al oído. Tales aseveraciones suelen ser producto de una vanidad mal entendida y una falta de respeto al mero acto de escribir, que requiere concentración y mucho trabajo. En el caso que nos ocupa, jamás he escuchado a E.L. afirmar nada parecido. Sin embargo, la fluidez de su prosa y la naturalidad que respira su lenguaje podría inducir al lector ingenuo a pensar que algo de eso puede haber. Nada más ajeno a la realidad. La fingida sencillez y la facilidad de lectura de su obra es producto de una cuidada elaboración y una entrega absoluta al oficio del noble arte de la literatura. "Me debo a mi trabajo", ha comentado la autora. Su trabajo debe también mucho a la ciudad de Madrid. Cuando en España se señalan los nacionalismos como único punto de referencia, no sólo de los escritores si no de todos los ciudadanos, quiero insisitir en el madrileñismo de ese tono tan atractivo y característico de Lindo, que adereza su aparente espontaneidad con un toque de chulería cañí.

 

"No me gusta ni mi cara ni mi nombre", así comienza la novela. Esta primera frase concentra el tema que subyace a lo largo de de todas sus páginas: la eterna insatisfacción de la mujer.

Lindo trata a sus personajes femeninos con tanto cariño que podemos leer esta obra como un homenaje a las mujeres. A pesar de otorgarles el oficio de barrenderas, acierta con la caracterización de los personajes. El mérito consisite en crear un espejismo, en conseguir que la ficción parezca realidad.

 

Dos antiguas compañeras de colegio, vuelven a encontrarse por azar. Ambas andan necesitadas de amor y compañía. Sin apenas darse cuenta, sus vidas se enredan hasta un punto que ni siquiera ellas sospechan.

Rosario vive con su madre enferma y se deja querer por Milagros, un prodigio de la naturaleza tanto por su enormidad física como por su peculiar manera de lidiar con la vida. La relación de estas dos mujeres ocupa practicamente toda la obra hasta que en un momento dado, casi al término de sus páginas, ocurre un acontecimiento inesperado que desemboca en catástrofe. Ambas han elegido conscientemente un modo de vida bastante común en los países mediterráneos: ver pasar la vida como si fuera la de otro. Un extraño suceso obliga a Milagros a cambiar de actitud y tomar las riendas de su existencia.

 

La autora enmascara la tragedia, pero no la evita. Tampoco elude la denuncia social o la exploración psicológica de los personajes. Pone en boca de las barrenderas las verdades más sutiles de la naturaleza humana:

 

"Qué raros son los recuerdos que nos hacen disfrutar de una felicidad de la que no nos dimos cuenta y con la que no fuimos felices"

 

No creo haber leído reflexión más profunda sobre la memoria expuesta de modo tan sencillo.

 

La enorme popularidad de la autora en su país dificulta un juicio honesto de su obra. "Una Palabra tuya", su última novela y desde mi punto de vista la mejor, ha conseguido en España el premio Seix Barral 2005, cuyo prestigio radica en el anonimato de los pretendientes al mismo. Se juzga la obra, no el nombre.

 

Elvira Lindo ha escrito una hermosa novela que conquista el corazón del lector sin acudir a recetas de éxito, su única arma es la honestidad del que sabe lo que hace.

Desde ahora, cada vez que me tope con barrenderas o recogedores de basura evocaré este libro. Una sencilla asociación de ideas demuestra que Lindo ha triunfado en el empeño.

Steve CannonTribes